¿Qué podemos hacer el 99% para avanzar? Construir y ejercer poder a través de la acción participativa de masas!

Por Occupy 1° de Mayo

Ha habido una oleada de ataques represivos y de desalojos contra varios campamentos Occupy a lo largo de todo el país, incluido aquel desde el que comenzó el movimiento en el parque zucotti (libertad). Pero incluso antes de que los desalojos y la represión alcanzaran los niveles actuales había una pregunta en el aire: ¿de qué modo impulsar el movimiento? ya ha habido ejemplos de organización y de acción que marcan el camino y nos muestran respuestas: la huelga general de oakland y las acciones occupy contra los desahucios, entre otras. Estas acciones evidencian que, en lo fundamental, todas las cuestiones estratégicas giran en torno a la cuestión del poder. El poder del 99% contra el poder del 1%.

Aunque en el 99% descansa un enorme poder (el trabajo colectivo, remunerado y no remunerado, del 99% es el que genera toda la riqueza y el que mantiene a la sociedad), no solemos ejercer ese poder colectivo en beneficio de nuestros intereses. Demasiadas veces luchamos entre nosotros mismos y buscamos chivos expiatorios para nuestros problemas: el racismo, el patriarcado, la xenofobia, el elitismo laboral, los prejuicios geográficos, el heterosexismo y otras formas de división, opresión y prejuicios son necesarios para que el 1% mantenga su control, así tienen a segmentos del 99% que colaboran con él y trabajan en contra de otros segmentos del 99%, además de que no somos plenamente conscientes del poder que tenemos ni nos organizamos para usarlo. Como resultado, muchos segmentos del 99% (personas de color, mujeres, lgtb, inmigrantes, personas con pocas certificaciones académicas, personas que trabajan en los oficios menos respetados socialmente o que están en desempleo, sin techo y otras) soportan adicionales formas de opresión y prejuicios sociales; nosotros seguimos divididos mientras el 1% sigue aumentando su poder y su riqueza gracias a ello.

Actualmente, la situación de la economía nos ha golpeado a todos (a quienes soportan opresiones y prejuicios adicionales más que a nadie). Hay mucha gente que se ha quedado sin trabajo, los sueldos no alcanzan para pagar las cuentas, siguen recortando los servicios públicos, tenemos cada vez menos influencia sobre el gobierno y menos libertades públicas. Esto pasa al mismo tiempo que las élites de este país son cada vez más ricas, que pagan menos impuestos, que atacan nuestros servicios públicos y nuestras organizaciones de defensa (como los sindicatos y las organizaciones vecinales) y que han consolidado incluso más su control sobre la política.

Hay un modo de avanzar, construir y demostrar nuestro poder popular frente al de la élite. Pero la forma de nuestro poder debe ser diferente a la suya: debemos combatir el fuego con agua. Ellos ejercen el poder jerárquico sobre nosotros para dominarnos, controlarnos, explotarnos y oprimirnos; nosotros debemos construir y ejercer el poder de modo horizontal, desde abajo, cooperando y liberándonos colectivamente, empoderándonos en conjunto. Necesitamos organizarnos en nuestras comunidades, escuelas y lugares de trabajo para luchar colectivamente por nuestros intereses. Debemos rechazar los intentos por dividirnos: el racismo, el patriarcado, la homofobia, la xenofobia, el elitismo y otras formas de opresión, también los intentos de los partidos electorales y otros grupos con intereses particulares por cooptar y controlar nuestro movimiento.

Las acampadas construyeron el movimiento y atrajeron la atención de todo el mundo a las preocupaciones del 99%. Inspiraron a muchos; aportaron un sentimiento de esperanza y de solidaridad; colocaron las cuestiones de la justicia social y las desigualdades de poder en el primer plano de la opinión pública nacional; destacaron la necesidad de una cultura, sociedad e instituciones basadas en la democracia directa, en el “poder con otros” y no en el “poder sobre otros”; sirvieron como espacios de convergencia para compartir ideas y planificar acciones; y algunos campamentos incluso proveyeron de un espacio temporal a quienes perdieron sus casas, así como un lugar donde no estar expuestos al acoso que sufren habitualmente. Los campamentos han tenido un rol fundamental en el movimiento, pero es tiempo de avanzar un paso más.
Necesitamos desarrollar el movimiento más allá de las acampadas, porque la mayor parte del 99% no puede trasladarse a una acampada en el centro de la ciudad. La mayoría del 99% tiene obligaciones y problemas que no la permiten que pueda perder el tiempo que sería necesario para ello: trabajo, desplazamiento de él a la vivienda, educación, cuidado de niños u otras personas dependientes… así que si queremos verdaderamente ejercer nuestro poder como ese 99% que somos y que nuestro movimiento sea verdaderamente participativo, necesitamos encontrar maneras en que todos podamos participar y ser tenidos en cuenta, tengamos el tiempo y las posibilidades que tengamos.

Necesitamos que nuestra acción sea tan participativa, diversa y amplia como sea posible. Debemos esforzarnos con ahínco en construir y ejercer nuestro poder colectivo.

Ejercer nuestro poder

Para ejercer nuestro poder, el 1 de mayo de 2012 organizaremos una acción colectiva participativa y audaz: una huelga general nacional, un boicot masivo, una salida de clases estudiantil y un día de acción de masas. Organizaremos con nuestros sindicatos (u organizaciones informales en el lugar de trabajo allí donde no haya sindicatos o estos no apoyen) un día de huelga general. Allí donde no sea posible la huelga, organizaremos a la gente para que se declare enferma o se tome el día libre. Los estudiantes marcharán desde sus instituciones educativas (o no asistirán a ellas). En nuestras comunidades, sostendremos un boicot masivo y nos negaremos a comprar nada ese día.

Esta acción será necesariamente simbólica porque cualquier descenso en la actividad económica de ese día se compensará por compras y trabajo extra los días anteriores y posteriores al 1 de mayo. Pero será tan simbólico como un cañonazo al aire desde un barco: no haremos ningún daño a nuestro oponente pero le demostraremos que podemos hundirle el barco si es necesario. Y quizás más importante que el propio 1 de mayo serán los esfuerzos masivos de organización en los meses previos, que nos permitirán hablar con nuestros compañeros de trabajo, familias, vecinos, comunidades y amigos sobre los asuntos del 99%, la fuente de nuestro poder, la necesidad de levantarnos para hacer frente a los ataques que estamos recibiendo, la necesidad de enfrentar las diversas opresiones que nos mantienen a unos encima de otros y separados y la necesidad de la solidaridad, del apoyo mutuo, para luchar por nuestros intereses colectivos, que son por definición opuestos a los del 1%. Podemos construir en conjunto nuestra conciencia, nuestras capacidades, nuestra confianza colectiva, a través de este proceso, y salir fortalecidos de él.

Construir poder

Además de demostrar nuestro poder durante el 1 de mayo, necesitamos construir las bases del poder popular, de los de abajo, colectivo, anti-opresivo, no jerárquico, en nuestros lugares de trabajo, comunidades y centros de estudio. Para ello realizaremos trabajos, llevaremos adelante campañas de organización e implementaremos un conjunto de actividades a nivel local para contribuir a la construcción de tal poder colectivo. Algunos de los trabajos, campañas y actividades que desarrollaremos incluyen: organizar nuevos sindicatos, ser más activos en los sindicatos participativos ya existentes y convertir en más participativos los sindicatos jerárquicos, ocupar viviendas embargadas, construir ligas de hipotecados y arrendatarios, impedir desahucios y crear redes de solidaridad, por nombrar varios. No seremos cooptados por partidos electorales u organizaciones jerárquicas que buscan utilizar el movimiento para sus propios fines. En lugar de ello organizaremos, educaremos y agitaremos para construir poder colectivo y luchar directamente por nuestros intereses: los intereses del poder popular frente a los intereses del poder de la élite. Todos nosotros debemos contribuir a este esfuerzo para que sea efectivo pero, al mayor grado posible, estas contribuciones deben ser por naturaleza colectivas, porque nuestro verdadero poder descansa en la solidaridad.

A través de este esfuerzo buscamos ofrecer soluciones reales a nuestras preocupaciones inmediatas, a través de la acción directa colectiva desde abajo. El objetivo es que el actual movimiento continúe avanzando, yendo desde la movilización hacia la organización. La movilización por sí sola no basta. No sólo debemos encontrarnos con los demás en la acción. Debemos construir redes, organizaciones y frentes que ofrezcan la oportunidad a un mayor número de gente de sumarse y participar en la toma de decisiones colectiva y en el funcionamiento de las organizaciones populares autónomas que estamos creando. Nuestro movimiento no tiene líderes, pero eso lo que significa es que todos debemos serlo. Pero el liderazgo que construimos es con otros, no sobre otros. Necesitamos escucharnos y apoyarnos entre nosotros, contribuyendo al desarrollo de nuestra conciencia, capacidades y confianza. Necesitamos contemplar las luchas contra las diversas opresiones que mantienen a nuestra gente dividida y peleada entre sí como luchas centrales, no distracciones para la efectividad de nuestra lucha. Debemos desincentivar y aislar las tendencias egoístas, miopes y sectarias al tiempo que estimulamos las tendencias colectivas, creativas y constructivas dentro del movimiento. Nuestras redes, organizaciones y frentes participativos y desde abajo son las formas a través de las cuales construimos nuestro poder y conseguimos pequeñas victorias en el corto plazo. Pero también serán las bases del nuevo mundo que estamos construyendo.

Llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones, desde las propias entrañas del viejo mundo al que nos estamos enfrentando lo estamos construyendo y mostrando. Es un mundo donde la gente colabora y no compite. Donde los trabajadores controlan democráticamente sus lugares de trabajo, donde todo el mundo puede desarrollar un trabajo con sentido, socialmente útil y equilibrado en unas condiciones confortables. Donde la sociedad se hace cargo de todos aquellos que no están capacitados para trabajar (o que ya han llegado al final de su vida laboral). Donde no dejamos que haya jefes sobre nosotros y en lugar de ello decidimos colectivamente, como sociedad, cómo vivir, desarrollarnos y crecer. Donde nuestro entorno es saludable, bello y sostenible. Donde todos tenemos las oportunidades educativas y sociales para desarrollarnos y poner nuestras capacidades al servicio de nuestras familias y nuestras sociedades. Donde la gente pueda vivir en hogares confortables y comunidades seguras. Donde tendrá sus necesidades sanitarias cubiertas, comerá saludablemente y no tendrá que preocuparse por cómo llena esas necesidades y las de su familia. Donde todos tendrán el tiempo y los recursos para disfrutar de la vida. Donde la sociedad global no estará movida por la competición, la opresión, la explotación, la dominación y la guerra, sino por el amor, la libertad y la solidaridad. Nosotros, el 99%, construiremos y ejerceremos nuestros poder hasta que hayamos ocupado nuestros lugares de trabajo, nuestras comunidades, nuestros centros educativos, nuestras vidas, nuestro mundo… ¡hasta que lo hayamos ocupado todo!

(traducción por Anarkismo.net)

One response to “¿Qué podemos hacer el 99% para avanzar? Construir y ejercer poder a través de la acción participativa de masas!

  1. Pingback: Miami Rally in Solidarity with National Day of Action for Education | MAS

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s